Descarga la App
 

Nidos de nicotina

El consumo de tabaco mata. Es algo que sabemos todos, y que hemos asumido la mayoría. Entre los ingredientes del tabaco se incluye la nicotina, que es altamente adictiva, y al menos 70 compuestos químicos asociados con diversos tipos de cáncer. Aunque muchos son productos que se inhalan al fumar, hasta 30 sustancias presentes en el tabaco siguen siendo carcinógenas aunque se consuma de un modo distinto, ya sea por masticación, inhalación o vaporización.

Estos compuestos químicos, encabezados por la nicotina, no solo son tóxicos para los fumadores; otras muchas especies son sensibles a estas sustancias. Se ha reportado actividad antimicrobiana en los extractos de tabaco, inhibiendo el crecimiento de bacterias y hongos patógenos. En algunos lugares se emplea tabaco macerado como insecticida, habiéndose probado su eficacia en la lucha contra el escarabajo de la patata. Otros artrópodos, como los ácaros, también resultan afectados por la nicotina.

Al botánico y químico renacentista Paracelso se le atribuye la conclusión de que todo es veneno y nada es veneno, solo la dosis hace el veneno. Hoy sabemos que la dosis mínima a partir de la cual una sustancia pasa a ser tóxica depende de la especie que la reciba y del peso del individuo. De modo que no afecta igual una misma cantidad de nicotina en una bocanada de humo respirada por un bebé de 7 kilos que por un adulto de 70. En el bebé, tendrá una toxicidad mucho más alta.

Y en los animales sucede lo mismo. Un insecto de pocos miligramos de peso, o un ácaro que está en el orden de los microgramos, tiene una dosis tóxica mucho más baja de la que puede tener un gorrión de 30 o 40 gramos.

Esa es la ventaja principal que obtienen los pájaros de las colillas del tabaco. Una vez el cigarrillo ha sido consumido, la celulosa de que se compone el filtro queda impregnada de nicotina. Algunas aves desmenuzan el filtro y entrelazan las hebras que lo componen con el tejido de ramitas de su nido. No conocemos cuál es el motivo por el que hacen esto —la celulosa es un excelente aislante térmico, y podrían hacerlo buscando esa función—, pero sí conocemos sus efectos.

Es un hecho que la presencia de restos de filtro de cigarrillo reduce significativamente la cantidad de parásitos en el nido, particularmente insectos y ácaros. Lo más probable es que se deba al efecto insecticida de la nicotina. En los artrópodos, este alcaloide afecta al desarrollo del cerebro y actúa como un disruptor de los neurotransmisores, reduciendo la capacidad de controlar músculos y corazón, lo que suele tener un desenlace letal.

No todo son ventajas para el nido.

Esta aparente ventaja no necesariamente lo es. Por un lado, el empleo de colillas por los pájaros como materia prima para sus nidos puede tener consecuencias negativas para su salud y, especialmente, la de sus pollos. Ellos mantienen contacto prolongado con todo lo que hay en el nido, y a través de la piel pueden absorber estos productos. Además, frecuentemente depositan en el nido comida que consumirán más tarde. Si hay restos de filtros de cigarrillos, la nicotina y otros compuestos peligrosos pueden pasar a la comida y entrar en la cadena trófica. Solo la dosis hace el veneno, decía Paracelso. Pero los pájaros no suelen leer a Paracelso.

El aparente beneficio que pueda proporcionarles la ausencia de parásitos no llega a compensar los riesgos inherentes a dormir en una cama venenosa.

Pero hay otro problema subyacente en este comportamiento. Y es que si muchos pájaros tienen la oportunidad de engalanar sus nidos con restos de filtros, es porque los tienen a su alcance.

La colilla como contaminante

No es sorprendente que estos comportamientos se hayan observado sobre todo en poblaciones urbanas. Las colillas son uno de los elementos de basura más comunes del mundo. Se estima que cada año se producen aproximadamente 5,5 billones de cigarrillos en el mundo y las colillas desechadas alcanzaron en 2020 unas 1,2 millones de toneladas, valor que podría llegar a aumentar hasta un 50 % en 2025.

Dado que frecuentemente son arrojadas al suelo, es normal que terminen arrastradas por el viento o por el agua, y acaben en entornos naturales.

Los filtros suelen estar hechos de materiales no biodegradables, que tardan años en descomponerse de forma natural. Además, los contaminantes que quedan en la colilla después de fumar el cigarrillo tienen capacidad antimicrobiana, por lo que inhiben el desarrollo de muchos organismos responsables de la descomposición. Son tóxicas para las plantas, las algas, los peces, los anfibios… Por supuesto, su toxicidad es mayor cuanto más reciente es la colilla, sin embargo, se han encontrado pruebas de toxicidad en microalgas hasta cinco años después de desechada la colilla.

REFERENCIAS:

Bonanomi, G. et al. 2020. The fate of cigarette butts in different environments: Decay rate, chemical changes and ecotoxicity revealed by a 5-years decomposition experiment. Environmental Pollution, 261, 114108. DOI: 10.1016/j.envpol.2020.114108

Lans, C. et al. 2011. Organic parasite control for poultry and rabbits in British Columbia, Canada. Journal of Ethnobiology and Ethnomedicine, 7(1), 21. DOI: 10.1186/1746-4269-7-21

Morris, M. et al. 2018. Developmental nicotine exposure affects larval brain size and the adult dopaminergic system of Drosophila melanogaster. BMC

Developmental Biology, 18(1), 13. DOI: 10.1186/s12861-018-0172-6

Slaughter, E. et al. 2011. Toxicity of cigarette butts, and their chemical components, to marine and freshwater fish. Tobacco Control, 20(Suppl 1), i25-i29. DOI: 10.1136/tc.2010.040170

Suárez-Rodríguez, M. et al. 2013. Incorporation of cigarette butts into nests reduces nest ectoparasite load in urban birds: new ingredients for an old recipe?

Biology Letters, 9(1), 20120931. DOI: 10.1098/rsbl.2012.0931

Torkashvand, J. et al. 2020. Littered cigarette butt as a well-known hazardous waste: A comprehensive systematic review. Journal of Hazardous Materials, 383, 121242. DOI: 10.1016/j.jhazmat.2019.121242

Vorvick, L. J. et al. 2020. Riesgos del tabaco. Medline Plus.

Streaming