Descarga la App
 

Por qué mi perro pone carita de pena

El arte de pedir

Si tienes perro, has tenido su mentón en tu muslo y sus ojitos de cordero degollado mirándote desolado. Y tú no le das ni un poco de comida. Pero el día que invitas a tus amigos, tu perro les pide a ellos con la misma estrategia.

Los perros son capaces de reconocer intenciones ajenas. Sobre todo, las de las nuestras. Eso les permite reconducir su conducta en función de nuestra respuesta. Y eso los ha llevado a ser expertos en el arte de pedir.

Tu perro sabe que con esa estrategia es capaz de conseguir sus objetivos. Y no es cuestión de aprendizaje, sino de sus genes. Sus caras de pena son fruto de su herencia genética.

Y concretamente los perros poseen dos músculos faciales, el RAOL (Retractor Anguli Oculi Lateralis) y LAOM (Levator Anguli Oculi Medialis). Estos músculos les permite fruncir el ceño en una mueca de pena. Son algo así como nuestras cejas.

Los científicos han comprobado que los perros mueven y modifican el movimiento de estos músculos intencionalmente según este respondiendo su observador. Además, por ejemplo, durante una comida son capaces de identificar al comensal más generoso y atacarle con sus caras de pena.

¿Qué hacer cuando mi perro me pone esa cara de pena?

Entenderlo: lo primero es entender que pedir forma parte de su condición de perro, por tanto, no podemos enfadarnos.

No reforzarlo: si pide comida lo mejor es ignorarlo. Mirarlo es reforzarlo, al igual que caer en el “chantaje” aunque sea esporádicamente. Esto no le viene nada bien a tu perro y a ti podría terminar tiranizándote.

Enseñarle una alternativa: si tu perro ya tiene el hábito de pedir porque lo reforzaste en alguna ocasión, entrénalo y enséñale una conducta alternativa.

Asegurarnos de cubrir sus necesidades: aumentar su actividad social con otros perros y sus paseos de exploración. Además de ordenar sus rutinas y ser coherente con ellas.

Alimentarlo bien. Será más fácil enseñarle y cambiar el hábito de pedir si no tiene una motivación tan alta. Es decir, si no está muerto de hambre.

Los perros son una especie alucinante, desde el punto de vista biológico han conquistado todo el planeta y espero que después de este artículo sepas un poco más sobre los factores que los han llevado hasta aquí. Entre ellos, LAOM y RAOL.

Referencias:

Coppinger, R., & Coppinger, L. 2001. Dogs: A startling new understanding of canine origin, behavior & evolution. Simon and Schuster.

Streaming