Descarga la App
 

UMA PANTANO: la primera unidad para la conservación del ajolote en centro de la CDMX

Desde hace varios años sabemos la enorme necesidad de proteger, reproducir y conservar el ajolote, ya que es una especie en peligro de extinción y única en nuestro país. El ajolote de arroyo de montaña se encuentra en peligro de extinción; es por eso que se ha creado la primera Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) “El Pantano”.

Este espacio hace posible que se investigue a estos asombrosos animales, y que sea posible desarrollar estrategias de educación ambiental y generar nueva información en colaboración con diferentes instituciones dedicadas a la preservación de los ajolotes, y así sea posible monitorear, generar datos y conocer más de la biodiversidad de la CDMX.


Ya que la Ciudad de México conserva dos especies de ajolote Ambystoma mexicanum, originario de Xochimilco y el Ambystoma altamirani, un anfibio que habita en arroyos de agua fría en bosques de pino y oyamel, en pequeños refugios con abundante vegetación y poca luz, como los ecosistemas característicos del Desierto de los Leones, la Reserva Ecológica Comunitaria San Nicolás Totolapan y La Cañada en Magdalena Contreras.

La UMA “El Pantano” alberga en este momento a 30 ejemplares adultos de ajolote de arroyo de montaña bajo cuidado humano. Este centro cuenta con un equipo de biólogos y médicos veterinarios capacitados y con experiencia en unidades de manejo quienes proporcionan alimento, registran periódicamente su peso y talla, estudian su conducta para detectar posibles puntos de estrés y actitudes territoriales, atienden su salud en caso de algún signo de malestar o enfermedad, así como de vigilar las condiciones del agua y temperatura de los recintos donde habitan los organismos.

Los primeros 30 ajolotes de arroyo de montaña fueron llevados de la Reserva Ecológica Comunitaria San Nicolás Totolapan. Los ejemplares de la UMA habitan en el módulo interno, en acuarios amplios y conforme se reproduzcan y aumente su población, se utilizarán los estanques del módulo externo. Dichos espacios serán acondicionados con sustrato y rocas para que sean un refugio adecuado y similar al que tienen en vida silvestre.


Los ajolotes son alimentados con lombrices nativas del Desierto de los Leones, mientras que el agua de los acuarios se obtiene del cauce de la misma zona; el líquido llega a contener macroinvertebrados que también forman parte de la dieta de estos anfibios. Con dichas medidas, se evita la introducción de especies exóticas al Área Natural Protegida.

Los monitoreos de la especie que realiza el personal técnico en el Parque Nacional Desierto de los Leones y la Reserva Ecológica Comunitaria San Nicolás Totolapan sirven para conocer la situación de las poblaciones de esta especie y, por lo tanto, determinar si es necesario o no repoblar con ejemplares de la UMA.

La UMA podría compartir ejemplares para distintas actividades de conservación en el Estado de México o Morelos donde también habita esta especie, o en otros estados, si así se requiriera. La creación de la UMA da continuidad a una serie de trabajos de investigación y conservación que se han realizado desde hace varios años y en los que han colaborado, entre otros, la Dirección de Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental y la Dirección de Zoológicos y Conservación de la Fauna Silvestre.