Descarga la App
 

Viral: Millones de abejas utilizadas en la polinización mueren abrasadas en un avión

Unas cinco millones de abejas se dirigían a Alaska para polinizar huertos de manzanos y viveros en esta zona, donde no son nativas. Las abejas permanecieron en cajas a pleno sol durante horas.

Un cargamento de abejas de California (EE. UU.) con destino Alaska ha muerto después de que una aerolínea las desviara a través de Atlanta y luego las dejara aposentadas en la pista de vuelo del aeropuerto durante horas bajo un calor abrasador. Las abejas murieron por el calor asfixiante sin poder escapar.

Olvidadas bajo el sol

Con un peso aproximado de más de 360 kilogramos, 200 cajas de abejas se habían enviado desde Sacramento, California a Anchorage, la ciudad más grande de Alaska. Era el primero de los envíos que esperaban centenares de apicultores, ansiosos de ver las labores de polinización de estos insectos sobre sus huertos de manzanos.

Según detalle un informe del diario The New York Times, no había espacio en el vuelo con destino a Seattle, lo que provocó que se desviara a través del centro de Delta en Atlanta, donde las abejas viajarían a Anchorage al día siguiente. Sin embargo, las abejas fueron colocadas en plena pista de vuelo a modo sala de espera, bajo unas temperaturas de más 28 ºC a pleno sol.

Después de enviar a un experto local a examinar las abejas, descubrieron que no solo habían sido abandonadas al sol, sino que estaban colocadas boca abajo, sin acceso a comida, por lo que millones de ellas habían muerto. Habían muerto de calor y hambre. Las pocas que aún continuaron con vida fueron liberadas, así que ninguna de ellas llegó a su destino objetivo.

Nadie de la aerolínea ha querido hacer declaraciones a los medios de comunicación para hablar de este triste suceso.

El apicultor de Atlanta, Edward Morgan, llamó a más de una docena de personas para que fueran al aeropuerto y trataran de salvar a las abejas que aún quedaban con vida.

Un transporte peliagudo

El envío de seres vivos por transporte aéreo siempre es complicado, afirman los expertos. En este caso, el de las abejas también conlleva ciertas condiciones: las abejas deben ser alimentadas en el camino (generalmente con agua azucarada) y mantenerse frescas.

Los distribuidores saben cuánta comida poner en las cajas para que las abejas puedan viajar con seguridad dentro de un plazo razonable. Pero eso se complica cuando hay retrasos o cancelaciones, particularmente en climas extremos.

La importancia de las abejas

Cada año, miles de colonias de abejas melíferas de todo el mundo son transportadas de una región a otra para polinizar los cultivos. Estas abejas son vitales en el servicio de polinización porque pueden forrajear a bajas temperaturas; así que puede contarse con ellas en las épocas más frías del año para la polinización de los cultivos cuando las abejas silvestres aún no han salido de la hibernación.

También se encuentran entre los mejores insectos polinizadores aunque no sean los únicos. Aunque depende del cultivo o de la flor, las abejas melíferas son esenciales para polinizar los cultivos de almendros, por ejemplo y los abejorros, los tomates.

Referencia: Bumblebees: Behaviour, Ecology, and Conservation is an excellent book written by world bumble bee expert, Professor Dave Goulson. – The New York Times

Streaming